Esto es todo.

Lo que me motiva como soñador y que me hace vivir con intensidad, con una consciencia amplia y profunda, es la proporción cientifica de 1 cm a 100 metros, entre el núcleo y el vacío que rige el electrón, en un átomo. Esto viene a decir que las biomolecúlas y, entonces, las células, tienen solo el 00,0001% de masa, el restante 99,9999% es energía bioelectromagnética que rige y mueve la materia. Se le llama BIO ya que se trata de organismos vivos, ELECTRO porqué mueve el electrón y MAGNÉTICA porqué rige la masa.

En realidad nadie niega que hay más tipos de energías en el mismo espacio (astral, cuántica, térmica, psíquica, telurica, y quien sabe cuantas más). Sin ir más allá, el vocabulo mayormente en uso para mencionar este caos es “vacío“. 

Si eres como yo que pensaba que el vacío era algo así sin importancia, algo nulo, pues tenemos suerte que todavía conservamos el pelo en la cabeza. El tema da para arrancarse lo.

El vacío lo es todo. Es más lleno y muchísimo más denso y real de la realidad fenómenica (tangible), en cuanto es creador y transformador .

Este artículo no quiere alarmarte con la idea que eres mucho más nada que algo.

El punto interesante es el derrocamiento de ideales. Proporcionalmente opuestos a los que se suelen llevar en una rutina materialista, muy común en mi entorno.

Dicha ampliación de consciencia hace que la misma importancia que se le daba a lo que se veía, ahora se da (o se debería dar) a lo que se siente. Así también a lo que se dice y lo que se escucha, a lo que se piensa y a lo que se proyecta, a lo que se enseña y lo que se recuerda. Si consigues ver el sol como el grande agujero negro que dio luz a la oscuridad, verás la normalidad como una locura generalizada.

Medita porqué liberar la mente es ocuparla de concentración.

Entrena porqué el esfuerzo es lo que te permite vivir cómodamente.

Trabaja tus deseos porqué eres más real en los sueños que en la sociedad. 

“Solitamente el que dice que podrá y el que dice que no podrá, terminan por tener ambos la razón” Confucio.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *