Mi vida

 

Agradezco ante que nada la voluntad que te trae aquí y ahora!

Estilo Thai es una propuesta de cuidado personal y amor propio, basada en un simple cambio de paradigma: trabajar el estado de salud, dejando el apego a las enfermedades. Dicho de otra manera, cuidarse en lugar de curarse.

Ha sido un resultado espontáneo, sin mucha planificación. Podría afirmar que Estilo Thai, más que un estilo de masaje es mi estilo de vida. Mi vida por lo que recuerdo empieza en Napoles, lo cual significa tener un espíritu romántico y guerrero, una mentalidad versátil y un vasto legado genético.

Mis años juveniles se han caracterizados por hacer mucho deporte, una profunda fe católica, largos periodos en contacto con la naturaleza y una clara pasión por el arte. A los 18 años ya participaba con mi grupo Scout en políticas de ayuda social: cursos profesionales en cárceles de menores, fundaciones para minusvalídos, ayuda a la recuperación de tóxico dependientes y re-calificación ambiental.

El día de Navidad del 2005 viajé a Etiopía como misionero voluntario con el grupo GMA Napoli. Ahí aprendí que la pobreza es una cara sin sonrisa y que el bienestar no es un estado sino una constante decisión.

A los 22 años me sentía ya bastante hombre y necesitaba salir del nido. Dejé la Academia de bellas Artes, confiando en que hubiera seguido moldeando las figuras anatómicas de otra manera. Fui a vivir a Barcelona, capital del modernismo y por algunos, capital europea de la felicidad. Con un mapa, un diccionario y un indestructible Nokia 3310, iba por la ciudad catalana a por mi destino.

Mientras tanto, coincidió que mi hermano mayor fue a trabajar en Tailandia. Tierra de libertad! …Yo no tardé mucho en hacerle una visita.

En el 2012 hice mi primer viaje a Tailandia, al turismo comercial del sur, por supuesto.

En mi segundo viaje, por motivo de la boda de mi hermano, fui visitando el norte y me enamoré del espesor de su espiritualidad. Ahí aprendí a meditar con los monjes y unas primeras técnicas básicas de masaje tradicional, disciplina que fui afinando en mis siguientes viajes.

Al día de hoy cuento con un amplio conocimiento anatómico motorio, estudios de meditación, dos diplomas de masaje tailandés y mucha experiencia en entreno a cuerpo libre. Mi misión está totalmente enfocada en el equilibrio del bienestar personal a través del cuidado corporal.